Piscinas Clásicas

Las piscinas clásicas se distinguen por su líneas rectas, una piscina clásica rectangular o cuadrada.

Puede complementarse con una escalera  interior en forma de medialuna o recta.

Su profundidad es recomendable que sea de 090cm a 180cm.

Su terminación puede ser pintada o revestida.